Suelo preguntar en la primera visita, si comentan su problema con alguien que no sea su pareja, obteniendo casi siempre la misma respuesta: «No se lo he dicho nunca a nadie»

Siento un gran respeto y responsabilidad al percibir que depositan su confianza en mi.  Son seguramente esos ojos con mirada baja, esa voz trémula y las manos nerviosas retorciendo cualquier esquina de la blusa, lo que me da fuerza para el compromiso que adquiero.

Qué gran suerte la mía, la de estar junto a mujeres valientes, que me dan la oportunidad de caminar junto a ellas en su avanzar hacia el éxito!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies