Fisioterapeuta del suelo pelviano y coach especializada en vaginismo

¿Qué necesitas para superar el vaginismo?

Vaginismo

El vaginismo es una contractura de la entrada de la vagina que impide la penetración.

Si la penetración es posible pero dolorosa, hablaremos de dispareunia.

vaginismo

 

Fisioterapeuta del suelo pelviano

Fisioterapeuta del Suelo pelviano

El vaginismo se soluciona en 7-10 sesiones de fisioterapia

Con la fisioterapia del suelo pelviano conseguimos una rehabilitación completa de esta disfunción sexual.

Perfiles de Vaginismo

 

En este apartado relato las historias de 5 de mis pacientes con vaginismo desde mi perspectiva. Sus nombres empezarán con la letra V.

Medios de comunicación

¿En qué situación se encuentran las mujeres con vaginismo?

Las mujeres que sufren un vaginismo primario, (es decir, las que nunca han podido tener una penetración) habitualmente se dan cuenta la primera vez que intentan ponerse un tampón o cuando intentan tener relaciones sexuales con penetración. Al principio no suelen darle mucha importancia, pero va pasando el tiempo y el problema sigue ahí. Además, les resulta difícil encontrar una solución porque la situación les produce vergüenza, y no es de extrañar en una cultura dónde el sexo es tabú y el placer femenino queda en un segundo plano. Les cuesta mucho contárselo a alguien, e incluso tardan años en acudir a un profesional sanitario.

Cuando finalmente deciden ir a una revisión médica, pueden encontrarse con diferentes trabas. Una de ellas es que reciban un mal diagnóstico. Parece increíble, ¿verdad? ¿Cómo puede ser? Pues la realidad es que, por desgracia, el vaginismo aún es muy desconocido y malinterpretado por la comunidad médica.

En el caso de las mujeres que sufren un vaginismo secundario, (es decir, cuando la imposibilidad de penetración aparece después de haberla tenido con normalidad) sucede algo similar. Se recetan hidratantes vaginales y si aparece en la menopausia o la edad adulta, se da por sentado que la edad lo justifica. Por supuesto, esta afirmación no es más que un mito, pues cualquier mujer tiene que tener una buena salud del suelo pelviano a cualquier edad.
 

Durante los 29 años que llevo tratando el vaginismo, he atendido a mujeres que llevaban años de terapia psicológica, otras que habían sido operadas de un himen rígido que no existía, y otras que no habían conseguido introducirse dilatadores solas sin el acompañamiento de un profesional del suelo pelviano.

Estas mujeres suelen llegar a la consulta con una mochila cargada de culpabilidad, pensando que son las únicas que lo sufren, que son incapaces de mantener relaciones sexuales completas con su pareja, de tener hijos, y simplemente, de disfrutar de su cuerpo igual que el resto de mujeres. A esta situación se le suma la frustración de terapias fallidas, que a veces terminan siendo el punto de inflexión en el que la mujer decide abandonar la búsqueda de una solución por completo.

En definitiva, la mujer con vaginismo acostumbra a pasar por una carrera de obstáculos antes de encontrar la solución al vaginismo, pero por suerte esta afectación tiene un porcentaje del 100% de recuperación y un tratamiento de corta duración.

También puedes seguirme en Instagram

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies