Mis inicios con la danza del vientre fueron de enamoramiento, búsqueda, tenacidad y pasión.  Quiero decir que cuando la descubrí en Bruselas, en el cuerpo de una bailarina maravillosa, de esas personas que seducen directamente, que se mueven como si hubieran nacido bailando, decidí aprender para poder recomendar esta danza en el postparto.  Nos habían dicho a los fisioterapeutas en Francia, que la mujer no debía hacer ejercicios de impacto, que no podía practicar según qué deportes (como correr, tenis, básquet…) ni hacer abdominales clásicos. O sea que las fisioterapeutas estábamos muy desconcertadas respecto al tipo de movimiento que podíamos recomendar en las clases de postparto, por ejemplo o en la rehabilitación del suelo pélvico.

Cuando pude digerir todo lo que había visto aquella noche en la sala, con música tenue y aquel cuerpo de mujer, que inexplicablemente para mí, podía mover partes pequeñitas de su cuerpo selectivamente, mi inconsciente me dijo que tenía ante mi parte de la respuesta que andaba buscando.  Y así fue como después de un largo año de búsqueda, porque no había nadie en Barcelona que enseñara esta danza, encontré a una chica muy joven recién llegada de Canadá, que abría escuela, Lesya.  Empecé con ella, descubriendo que para mi era muy difícil, porque mi psicomotricidad era malísima y mi orientación en el espacio tampoco era ninguna maravilla.  Pero como estaba empeñada en hacerlo, seguí i seguí, sin pararme a pensar que me estaba costando el doble que a cualquier otra de mis compañeras.  Ella se fue una temporada y nos presentó a Devorah, mi segunda profesora recién llegada de EEUU, con una gran técnica.  Así que al regreso de Lesya, estuve recibiendo clase de las dos, durante seis años.

A medida que me iba sintiendo segura, comencé a poner movimientos de esta danza (ochos, círculos, ondulaciones…) en las clases con embarazadas y después del parto.  Y poco a poco me fui animando a introducirlas en la rehabilitación el suelo pélvico.  A lo largo de casi 30 años, he podido comprobar no solo los beneficios que ya intuí aquel día volviendo de Bruselas, sino que se han ampliado a muchos más.

Como nota curiosa debo explicar, que en aquella época su nombre tenía connotaciones frívolas, así que al principio escondí esta actividad mía cuando estaba por ejemplo en un comité nacional de lactancia materna, o siendo evaluadora de hospitales del proyecto de OMS y UNICEF  “Baby friendly hospitals”.  Mi creencia en aquel momento era la de que no me relacionaran con esa actividad mía, por temor a ser mal vista en aquel ambiente “serio”. Pero al cabo de unos años, me animé a anunciarla en mis folletos como Danza Oriental, hasta que pasados unos pocos más, salí del armario y puse DANZA DEL VIENTRE o BELLY DANCE.

He escrito muchos artículos de la relación de “mi danza” con la rehabilitación.  Recuerdo que en la web de Ella y el abanico, estuve un par de años publicando artículos y los artículos que destiné a la danza del vientre fue muy amplio.

Quiero hablar de los beneficios generales que he comprobado durante tantos años, alrededor de esta danza, que en principio son los mismos que cuando bailas cualquier tipo de danza (contagia alegría, buen humor, proporciona fondo aeróbico, aumenta el tono muscular…) pero tiene otros propios, que vale la pena mencionar.

Es muy potente en cualquier etapa y edad de la mujer (adolescencia, pre parto, postparto, menopausia) y sobre todo cuando se necesita la compañía y el calor de otras mujeres. Los beneficios no son solo físicos, los emocionales todavía ganan más fuerza.

Beneficios físicos:

.Es muy aeróbica

.Proporciona elasticidad y a la vez tono muscular

.Capacita para los movimientos selectivos (aprendes a mover un solo músculo aislado)

.Es hipopresiva, no confiere impactos abdominales (esto es genial para el suelo pélvico)

.Se trabaja con ella el control postural

.Enseña movimientos in situ y desplazamientos por la sala

Beneficios emocionales:

.Conecta con una música alegre, tribal y sensual

.Ayuda a aceptar el propio cuerpo delante del espejo

.Se baila en grupo y esto fortalece el mundo emocional

.Proporciona un espacio semanal para evadirse de la rutina y del trabajo

.Capacita la sensualidad y el reencuentro con la femineidad

.Ayuda a soltar imposiciones masculinas de nuestro mundo actual

.Te conecta con la sexualidad

La mujer con vaginismo, que se está tratando, es una candidata excelente para aprender danza del vientre. Generalmente tiene un sentimiento de culpabilidad, está enfadada con su cuerpo, se siente sellada en cuanto a manifestaciones corporales, y posiblemente siente soledad y tristeza.

Esta danza la va a poner frente al espejo y le dirá cómo mirarse, cómo adoptar todas aquellas partes de su cuerpo que está viendo, incluso las que no ve, pero está sintiendo y esto hace  que poco a poco se guste tal y como es.

El contacto con otras mujeres, le proporcionará seguridad y alegría, ya que se forjan relaciones de autoayuda.

Los movimientos tan específicos, como son los círculos, las ondulaciones, las figuras infinitas, se dibujan con chacras muy específicos e importantes para la mujer, resultando una sanación al final de cada clase.

Al bailar se van soltando los miedos, se abren las jaulas, dando lugar cada vez a una mayor espontaneidad y seguridad en una misma. Al final de la clase, se va a sentir viva, despierta, empoderada, diferente de como ha entrado.

Una vez superado el vaginismo, la mujer entra en un mundo de aprendizaje de su nueva sexualidad.  Va a relacionarse consigo misma y con la pareja, de forma diferente y necesita aprender a moverse de nuevo.  Ya se da permiso para disfrutar. En las clases descubre muchas formas de expresarse, que le van a servir en su nuevo camino.

Si eres de Barcelona o vienes de visita y quieres probar una clase, contacta conmigo. Serás muy bien recibida y pongo a tu disposición todo lo que he aprendido con amor y pasión todos estos años. ¿Vienes a bailar conmigo?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies