Cuando recibo un correo de una chica desesperada, pidiendo información para resolver su vaginismo, puede pasar que no me conteste, a pesar de que le he enviado diferentes soluciones para hacerlo.  He podido ir averiguando lo que frena a algunas a dar ese paso, a tirarse, como dicen, al vacío.

En primer lugar, yo diría que la imagen que me viene a priori, es la de lanzarse, pero más que al vacío inseguro, lo percibo en paracaídas, con viento suave y aterrizaje seguro. El problema siempre es tomar la decisión, ya que por muchas ganas que se tengan, por muchos pros, hay contras también, disfrazados de excusas para no comenzar.

Vamos a ir viendo algunos de los motivos por los que una chica no comienza enseguida a tratarse. Uno de los más recurridos es el temor a que la toque la terapeuta ya en la primera sesión, o le quiera meter alguna cosa dentro de la vagina. 

Quisiera aportar un poco de luz y calma ante esto.  Vamos a ver, el tratamiento es físico, porque seguramente ya ha hablado con psicólogos o sexólogos y no lo ha solucionado. Así que esta vez hay que actuar, hay que abordar el acercamiento físico, para conseguir resultados. Pero eso no quiere decir que se hagan cosas con poco tacto, o con rapidez, o con engaños, o saltándose los umbrales de molestias o dolor.  Precisamente el tratamiento presencial es la garantía de que te vas a acercar a todos esos miedos que tienes, de una manera progresiva, para irte acostumbrando poco a poco a aquellas cosas que te causan inseguridad.  Cuando vas viendo que lentamente, consigues adaptarte a los masajes, a los dilatadores y a cualquier parte el tratamiento, vas cogiendo seguridad y consigues integrar, tanto en tu mente como en tu cuerpo, la normalidad.

Piénsalo bien, si tú no eres capaz de acercarte a tu vulva y a tu vagina, si no puedes introducirte nada, alguien deberá enseñarte a base de una práctica adecuada, que ni te dañe ni te dé miedo. Quiero decir que, si confías en la experiencia, como en la praxis y la ética de la terapeuta, tendrás asegurado un buen comienzo.  En cambio, si te quedas donde estás, esperando a que algo cambie, lo más seguro es que pases a formar parte de la lista de mujeres que piden ayuda a partir de los cuarenta años, como último cartucho, porque quieren ser madres.

Si eres de estas que tienen miedo a la primera sesión, te recomiendo que recapacites, que te quites falsas creencias, que son los que te impiden actuar y pedir tratamiento.  Ten por seguro que la aproximación de la terapeuta a tu cuerpo, será gradual y siempre con tu permiso.

Antes de ello, o mientras está sucediendo, puedes armarte de valor y empezar tú a aproximarte, primero a tu vulva, tanto visual como físicamente. Mírala, tócala con aceite, investiga tu anatomía poniendo nombre a lo que ves y tocas.  Si no sabes demasiado, busca información al respecto, sobre anatomía y fisiología. Muchas de mis pacientes no ubican ni la entrada de la vagina, ni el clítoris y pueden llegar a confundir partes de la vulva. Ahí está tu primer trabajo.  Si quieres ser dueña de tu cuerpo, empieza por ahí, antes de acudir a la terapeuta o confía en ella para que te muestre, también tocando esas partes, que van a ser las protagonistas de tu tratamiento.

¿Qué va a hacer la terapeuta en la primera sesión?  Aparte de preguntarte, y anotar  aquellos datos que se necesitan para saber tu historia personal, te va a invitar a tumbarte en la camilla (sin perneras) para visualizar tus genitales externos y si lo deseas te va a dar un espejo, para que mientras lo vaya haciendo, tú puedas verlos también.

Una aproximación amable, para nada agresiva, será también tocar, con su dedo enguantado y untado en aceite, los labios, el periné y dejarlo en la entrada sin moverlo para que notes precisamente dónde la tienes.  Todo ello te ayuda.  Si no lo permites ¿lo vas a hacer sola?  Podrías, pero es un plus, empezar a sentir que alguien lo hace, y eso es lo que te preparará a llevar bien tus revisiones ginecológicas, o al menos en un principio, el tacto del médico en tu entrada vaginal.  ¿Te imaginas haberlo superado y recibir eso de buen grado, sin espavientos, ni retorcimientos de cuerpo y poder tener una revisión sin dolor?

La terapeuta te va a dar un dilatador pequeñísimo y te va a invitar a ponértelo.  Si lo deseas, lo va a ubicar en tu entrada para que te seas más fácil, si es que nunca lo has hecho. Y a partir de ahí comienza mano a mano, un camino de aprendizaje, lleno de confianza mutua.  ¿Te lo vas a perder?

La mala fama de que en esas sesiones la fisioterapeuta introduce los dilatadores, no es cierta, te insta a que lo hagas tú. Puede ser que te corrija un ángulo o como mucho que sin que lo notes siquiera, termine de introducirlo.  Hace aquello que tú no te atreves a hacer, sin que te des cuenta.

A todas aquellas que no empezáis el tratamiento porque tenéis miedo a que la terapeuta actúe, haciendo todo aquello que no podéis hacer, os diría que hagáis algo muy sencillo y es preguntar, a las que han pasado por ese proceso, si se han sentido invadidas o atacadas.  Hay muchísimas chicas que desean ayudar con su experiencia en el proceso. Simplemente pídeme contactos y te los daré.  Haz lo que sea, pero no me digas que no empiezas el tratamiento porque temes ese acercamiento físico por mi parte.

¿Vas a dejar pasar la oportunidad de recuperarte?  Sé valiente y lucha, primero contigo misma.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies