Había una vez una princesa que estaba encerrada en lo alto de un castillo, a merced de la voluntad de un malvado guerrero, que la había hecho prisionera

Vagaba tristemente por la estancia, de un lado a otro, se tumbaba perezosamente en el lecho dispuesta a soñar con espacios abiertos, siendo su única distracción el trozo de cielo al que se accedía desde su alta y pequeña ventana. En ese trocito de azules y blancos ella veía cosas que las nubes le regalaban, ahora una cara, ahora un corazón.

Una mañana vio como una blanca paloma iba y venía, cruzando el cristal de la ventana y en su locura por salir de allí, creyó escuchar una promesa. Le encantó su elegante vuelo, su estilizada forma y quedando hechizada con la danza del ave, se abandonó en brazos de Morfeo, quedando dulcemente dormida.
Para la princesa, el sueño era lo que más le acercaba a la felicidad, huyendo así de la tragedia que veía en cuanto sus ojos se abrían y su mente descifraba rápidamente el lugar en el que se hallaba
Y en ese sueño que tuvo esa mañana, vio como se deslizaba por su angosta ventana, una roja sábana de hilo, transportada por muchas palomas blancas. Recogieron con la tela a la princesa y por arte de magia el techo se abrió, pudiendo así alzar el vuelo cruzando bellas nubes de algodón

Cuando despertó y se puso a llorar al ver que había sido un sueño, notó que la rabia le brotaba por todo el cuerpo, “vaya engaño” – pensó – no es verdad que yo pueda salir por el techo – dijo alzando la mirada para buscar grietas, puertas ocultas, algo que levantara el techo. A punto estaba del desmayo, cuando perdiendo el equilibrio se agarró a un gancho de la pared y en ese mismo instante, una luz radiante iluminó la alcoba sin techo. La princesa que no daba crédito a sus ojos, fue subiendo por los estantes de la tosca pared con mucho cuidado, mientras iba notando el calor del sol en su cara y cuando sacó la cabeza al exterior, cual sería su sorpresa al ver una escalera hecha de plumas y cuerdas que se deslizaba junto al muro

Con su fragilidad, suavemente fue bajando los peldaños que la llevaron al bosque … y el bosque … la llevó a su palacio …y es así como este cuento se ha acabado

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies