Ya antes del parto, generalmente las mujeres que desean dar el pecho, se informan, no solo de las ventajas y beneficios, sino también de los recursos con los que pueden contar para iniciar la lactancia.  Todo ello forma parte de la preparación durante el embarazo.  Nos preparamos física y emocionalmente a uno de los eventos más significativos de nuestra vida, tanto para aliviar nuestros miedos de madres primerizas, como para poner de nuestra parte lo mejor, destinado a un buen embarazo, un buen parto y una buena lactancia.,

Hace 30 años, después de haber tenido problemas con los inicios de la lactancia de mi primer hijo, busqué afanosamente, para llegar a conocer los secretos de un acto, que a priori me parecía facilísimo y natural: si quedas embarazada y pares, después das el pecho. Me convertí en una entusiasta del tema, dado que no podía asimilar que me dijeran cosas como “hay mujeres que no tienen leche” “hay leches que no son buenas” “es más fácil dar biberón, sobre todo si vas a trabajar” “no hay ninguna diferencia entre la leche materna y la artificial” Leía todo lo que caía en mis manos, recortaba artículos y me enfadaba con algunos, como el que lanzaba esta noticia “La chimpancé (nombre)  ha dado a luz esta semana a una cría, que se alimentará con biberón, debido a la edad de la madre” Recuerdo que monté en cólera ¡si tiene edad para gestar , tiene edad para tener leche”  Y al final encontré a La Liga de la Leche de Francia, que hacía ya muchísimos años que ayudaba a las madres a dar el pecho.  No eran, ni son ninguna secta, simplemente vieron que las mujeres que deseaban hacerlo, no recibían ayuda. Fui a sus congresos en París unos años seguidos, pero ya después del primero, empecé a formarme con ellas, como monitora.  La Liga de la Leche es una Asociación Internacional, sin ánimo de lucro, que nació en 1956, que recibe el apoyo y el reconocimiento de la OMS y de UNICEF y también se dedica a la investigación. La Liga está presente en 85 países, sale de referencia en el Lawrence, libro de la carrera de medicina, donde dice algo así como “y si se quiere saber más sobre lactancia materna, dirigirse a la Liga de la Leche Internacional”. Todo esto avala su notoriedad, pero lo más significativo ha sido el apoyo “madre a madre”, hecho por monitoras, madres que dieron el pecho a sus hijos y que se formaron para tal desempeño, o sea para ayudar a las mujeres que deseaban amamantar. Los grupos de apoyo surgen por necesidad y La Liga de la Leche nació en un momento que el biberón había alcanzado cifras altísimas y la mortalidad infantil también, sobre todo en países vulnerables.  Yo misma seguí la formación de monitora y más tarde llegué a crear La Liga de la Leche de Cataluña. En esa época, yo sola, recibía unas 200 llamadas al mes, era todo un reto.

Las cosas han cambiado mucho desde entonces. Gracias a la Iniciativa de la IHAN, (iniciativa hospital amigo de los niños) llegamos a tener algunos hospitales preparados para recibir la mención, por todos los cambios que se hicieron y que fueron estrictamente revisados por evaluadores formados para ello. Yo misma tuve la suerte de actuar como evaluador en el primer hospital de Cataluña que recibió la placa.  Los famosos 10 pasos para una lactancia exitosa, cambiaron el panorama: 1-Tener una política de lactancia escrita y visible. 2- Entrenar a todo el personal  para llevar a término esta política. 3- Informar a las embarazadas de los beneficios y la práctica de la lactancia. 4-  Ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la primera hora después del parto. 5- Enseñar a las madres a amamantar incluso si se separan de sus bebes. 6- No dar a los recién nacidos ningún alimento ni bebida que no sea leche materna o hacerlo solo por indicación médica. 7-  Practicar el alojamiento conjunto, dejar que las madres y los bebés estén juntos las 24h. 8- Fomentar la lactancia materna cada vez que el bebé lo pida. 9- No dar tetinas ni chupetes u otros objetos artificiales para la succión de los bebes amamantados. 10- Promover la creación de grupos de apoyo y remitir a las madres a los mismos.

Posiblemente si alguien no vivió aquellos años tan duros para la lactancia, puede ser que encuentre “normales” estos 10 pasos, pero os aseguro que costó sudor y esfuerzo.

Cada vez hay más mujeres que desean y pueden dar el pecho y no obstante aún tenemos ciertos problemas para que las cifras puedan expandirse todavía más. Los logros actuales son que las madres han hecho red, los profesionales de la salud facilitan una buena información, pues están preparados para ello y los grupos de apoyo han crecido notablemente. Todo esto ha hecho que más mujeres y más bebes, puedan disfrutar de este derecho.

Se celebra del 1 al 7 de agosto, como cada año, la semana Mundial de la Lactancia Materna y esta vez con el lema “Proteger la lactancia materna, un compromiso de todas/os” Por eso, organismos oficiales, asociaciones, grupos de mujeres y profesionales de la salud, nos sumamos estos días precisamente para firmar bajo el lema de este año.  Queremos proteger ese derecho y nos comprometemos, cada uno desde su lugar de actuación.

Quiero, además, celebrar y visibilizar todo el esfuerzo que han hecho las monitoras de La Liga de la Leche, con su voluntariado incondicional hacia todas las mujeres, dando de sí lo mejor, e incluso en ocasiones agotadas de los esfuerzos que significa tener una familia, trabajar y no solo hacer reuniones con las madres, sino, atender llamadas y en ocasiones visitar para atender mejor una urgencia. Siempre hemos dicho, no obstante, que el mayor desgaste no son las consultas de las madres, sino mantener una Asociación a flote, con papeleos, subvenciones, juntas, ideas, cargos etc.

Todas las monitoras somos conscientes de lo mucho que nos ha dado la Asociación, de todo lo que hemos aprendido gracias también a las madres y al compañerismo entre nosotras. Personalmente miro todos estos años a su lado como un aprendizaje inigualable a todos los niveles. Yo, no sería quien soy, si no hubiera pasado por La Liga de la Leche.

Y además de rendir homenaje a todos los organismos y a personas individuales que se dedican a esta labor, deseo que todas las mujeres que lo deseen, puedan tener la maravillosa experiencia, de sentir a un bebé en su regazo, con la boquita succionando el pecho, la mirada fija en su madre y la otra manita en el otro pecho.  Solo deben escuchar a su intuición y seguir adelante.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies