Si no vives en mi misma localidad y te estás planteando hacer el tratamiento, quizás te pueda ayudar esta pequeña guía, elaborada según los resultados de efectividad en los últimos años. Con la fisioterapia y los apoyos del coaching para motivar el entrenamiento, se consigue una buena resolución de la afección.  Solo hace falta ver qué sistema de visitas se escoge.

De forma básica, diríamos que se puede hacer tratamiento presencial, online individual y online en grupo.  Pero en realidad se pueden barajar estas posibilidades, dando lugar a una mezcla, capaz de beneficiar a la paciente.

Resulta bastante claro que, si vives cerca de mi consulta, resulte práctico para ti acudir de forma presencial.  No obstante, a veces las situaciones personales se complican y podemos pensar en otras maneras de ser acompañada. Pero primero quiero explicar que si bien, estas fórmulas que voy a decir ahora han dado buenos resultados, no a todo el mundo les viene bien. Así que vale la pena pensar en los beneficios de cada modelo, pero también en las posibilidades y circunstancias personales. Es posible que te estés preguntando cuál es el mejor tipo de tratamiento para ti.

Tratamiento presencial. Si se puede optar a primera instancia, puede ser muy potente y corto. Trato directo, con todos los apoyos visuales, auditivos y cinestésicos.

Tratamiento online individual. Optan por él cuando no hay posibilidad de hacerlo presencial, normalmente por la distancia o por la falta de horarios compatibles con el trabajo. Sus ventajas son la compatibilidad con los horarios deseados y la máxima interacción entre el paciente y la terapeuta, a solas en la pantalla, concentradas la una en la otra.

Tratamiento online grupal. Los cursos grupales suelen hacerse cada mes y son los más económicos.  Durante 5 sesiones, generalmente en sábado o domingo a las 20h de España, se reúnen 8 mujeres como máximo, para avanzar en su camino hacia el objetivo. Aquí se pueden mezclar vaginismos primarios, secundarios y dispareunias. Sus ventajas serán el precio y la repercusión que tiene en compartir experiencias y emociones. Muchas mujeres nunca han hablado con otras, sobre su problema y aquí hay un magnífico terreno abonado a la confesión y a la escucha. Las indicaciones por parte de la terapeuta, para proseguir, son fundamentales para resolver las dudas y vencer las dificultades que vayan surgiendo.

Tratamiento presencial y online individual.  Suelen hacerlo aquellas pacientes que no viven en la misma localidad, pero acuden en alguna ocasión a tratarse y continúan después online. Hay bastantes fórmulas: A) primero presencial, después online. B) Primero online y después presencial. Y está bastante seguido el modo primero online e ir a una sola visita presencial a obtener el ALTA, o más bien a cerciorarse de que todo está ok.

Tratamiento presencial y online grupal.  Optan por esta fórmula, aquellas mujeres que desean sentir el calor de otras que están pasando por sus mismas experiencias de tratamiento.  Muchas veces se sienten solas con este tema y necesitan conocer a otras, mientras acuden de forma también presencial, para exigirse mayor entrenamiento.

Tratamiento presencial, online individual y online grupal. Me he encontrado con algunas mujeres que necesitan varios modelos de forma en el tratamiento, debido a sus circunstancias personales, así que han ido mezclando los tres tipos de modalidades. Suelen ser mujeres prácticas, que han decidido solventar su problema lo más rápidamente posible y para que nada les frene, aprovechan todas las fórmulas que se les muestra, para ser tratadas.

Tratamientos intensivos.  Destinados a avanzar en el tratamiento de forma más rápida.  Pueden ser de dos o tres días, con sesiones de tres horas.  De una semana con sesiones normales de duración y hasta de quince días, tres semanas o un mes.  Pueden venir de cualquier lugar del mundo, con la idea de solucionar de forma definitiva su problema.  El hecho de centrarse casi exclusivamente en su cuerpo les aporta disciplina.  Suelen compaginarse con visitas por la ciudad, que siempre son muy gratificantes y aportan un plus al desplazamiento efectuado. Este invierno han venido dos chicas de México y en agosto vendrá una de Puerto Rico. Han venido también del norte de España y del sur, así como de Francia y de Alemania.  Puede parecer algo muy fuerte que alguien venga de lugares tan lejanos, pero si sola no se es capaz de comenzar siquiera con un diminuto dilatador o con el propio dedo, tiene sentido hacer un esfuerzo, si se puede, para solucionar de una vez por todas el problema.

Espero que si necesitas saber qué tipo de tratamiento es el más adecuado para ti, te hayan servido mis apuntes fruto de las vivencias que voy teniendo. Y si tienes dudas, una charla telefónica o un correo lo bastante extenso para explicar tu situación, pueden ser unas magníficas soluciones.

Lo importante, como ves es ponerse en marcha para llegar a tu destino.  Los recorridos pueden variar, como si se tratara de buscar una dirección en Google con el programa “Cómo llegar”.  Lo harás de cualquier manera, solo se trata de ver qué recorrido va más con tu circunstancia personal y sobre todo, escúchate, y sigue tu intuición.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies