Esta metáfora se la dediqué a una embarazada que estaba muy preocupada por elegir bien su plan de parto.

Con los años te das cuenta de que la serenidad y la confianza en una misma, siempre te llevan a escoger el mejor camino.

El herrerillo

Había una vez, una hembra de herrerillo común, la cual habitaba en un bosque de aquellos que siempre hacen olor a primavera. Era preciosa, con su plumaje azul, volando muy feliz en aquel hábitat privilegiado y aún más en aquellos días, porque se acercaba la época de crianza.

Deseaba hacer un nido seguro, donde no pudiera llegar ningún intruso a perturbar la paz de sus polluelos.  Un nido sólido para desafiar vientos y tempestades, hecho con fuertes ramitas olorosas, en un lugar especial, con las justas horas de sol y de sombra y con cierta soledad respecto al vecindario.

Una noche tuvo un sueño extraño.  Se sentía agotada, trabajando en muchos nidos a la vez.  Cada nido cumplía con uno de los requisitos anhelados, pero ninguno los reunía todos.  Iba descontrolada de un nido a otro, sin descanso, estresada pensando que la hora se acercaba y no tenía nada decidido.  Entonces se le apareció un herrerillo capuchino con un trozo de cordel en el pico.

.- Hola! Yo también estoy haciendo mi nido – le dijo

.- Qué suerte! Yo tengo muchos y ninguno me sirve

.- Ya te he visto todo el día muy trabajadora … ¿Cómo es que has hecho tantos?

.- Lo quiero perfecto…. – contestó  

.- Ahora lo entiendo! – dijo la graciosa visita de plumero en la cabeza, mientras intentaba no perder su tesoro, colgando del pico

.- ¿Sabes una cosa? – continuó hablando – mi madre siempre nos decía que el secreto para disfrutar de la primavera y la puesta de huevos, era “fluir y confiar” – y dicho esto, se despidió con un espléndido vuelo ondulante.

El herrerillo al despertar, alzó sus alas y casi sin darse cuenta se encontró dentro de uno de los nidos que había hecho. Se aposentó y contemplando el entorno, empezó a disfrutar de su elección, de la misma manera que lo hizo días más tarde, admirando la belleza de las plumas azules de sus polluelos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies