Hay mujeres que van más rápidas que otras en el tratamiento, con lo que consiguen antes la resolución del problema. Llevo años mirando con lupa a estas pacientes, porque tal y como aprendí de la programación neurolingüística, cuando alguien hace algo con muy buenos resultados, se puede emular, para conseguir lo mismo.  Esto es tan cierto como que, si vemos a una cocinera en youtube elaborando una receta, podremos observar cualquier paso y sobre todo cómo lo hace. No es lo mismo en una paella de marisco, cómo tratamos la sepia y las gambas y en qué momento echamos estos ingredientes al fuego.

Así que mis investigaciones me han llevado a las siguientes observaciones y creedme que esta receta es una gran alquimia.

Paso a paso, camino del éxito en breve tiempo   

.- Fuera creencias limitantes.  Exactamente es el primero de los pasos.  Si tienes en la cabeza frases como “yo no sé si lo conseguiré”  “a mí no me sale nada bien” “veremos qué pasa…no sé, no sé” “seguro que tardo mucho en conseguirlo”, no vas a ser rápida, porque tu cabeza no te lo va a permitir.  ¿Qué cómo lo haces? Pues muy fácil, repítete cada día donde sea, con frases escritas por tu casa., en el bolso, en el móvil “Lo voy a conseguir”.  Y esto está avalado por las cientos de pacientes que con sus testimonios, dan fe en nuestras redes. ES IMPORTANTÍSIMO.

.- Hidratación extrema. Hidratar quiere decir que estamos utilizando un buen aceite, cuyas propiedades van a dar los resultados que buscamos.  En primer lugar, que nuestra piel lo acepte, lejos de tener alergias o reacciones no deseadas, ni que sean leves.  En segundo lugar, que notemos como penetra en nuestra piel, de manera que ésta quede suave, resbaladiza y con esa sensación inequívoca de que estamos bien hidratadas. Eso sí, debemos hacerlo CADA DÍA y para siempre, no solo porque tengamos vaginismo, sino que todas las mujeres a cualquier edad, deben hacerlo. Es curioso porque aún con insistir mucho en este detalle, no todas mis pacientes lo hacen de manera sistemática. ES IMPORTANTÍSIMO.

.- Hábitos de entrenamiento diarios. Cuando tenemos una lesión, nos dan sesiones diarias de fisioterapia, así que el entrenamiento debe ser diario.  Si un día no puedes dedicar tanto rato, por lo menos hidrata y ponte los dilatadores pequeños después de la ducha, allí mismo, de pie. Si tienes presente tus obligaciones para contigo misma, puedes aprovechar cualquier momento para hacer algo destinado a cuidarte.  La diferencia entre una paciente que hace esto y la que solo entrena un par de veces a la semana, es que la primera consigue acelerar el tiempo de tratamiento.  ES IMPORTANTÍSIMO

 .- Haz un masaje antes de cada dilatador. Algunas pacientes nunca hacen esto y no será porque no lo digo repetidas veces. Primero hidratamos la vulva y hacemos un masaje potente en forma de U o de media luna en la entrada de la vagina, luego insertamos el dilatador número uno, lo dejamos unos minutos y si estamos en ese punto del entrenamiento, antes de pasar al número dos, hacemos de nuevo el masaje… y así, aunque estemos en el último. ES IMPORTANTISIMO.

.- Comenzar siempre por el 1.  Algo también repetidísimo por mí, es empezar siempre por el primero, aunque estemos más avanzadas.  Si un día te hace ilusión comenzar por otro mayor, para comprobar que puedes hacerlo, lo haces, pero no como hábito diario.  Es como que antes de correr empiezas andando y después andas más de prisa, para que el cuerpo se vaya calentando. ES IMPORTANTÍSIMO.

.- Utilizar bala vibradora en la entrada. La vibración en la entrada vaginal, te conecta con la sensación del punto álgido de tu entrenamiento, antes quizás del masaje con el dedo.  Por un lado, te quita las sensaciones desagradables de tus primeros masajes y por otro lado, te prepara para la introducción de los dilatadores. ES IMPORTANTÍSIMO.

.-Utilizar vibrador al principio o al final. El vibrador más grande, como el que siempre os aconsejo para cuando estáis ya a mediados del tratamiento, utilizado al principio o al final (de hecho, cada paciente decide cuando le va mejor) es un elemento de suma importancia.  ES IMPORTANTÍSIMO.

.- Método pausa con los dilatadores grandes.  Cuantas veces me dicen las pacientes que no les entra el último dilatador y eso las desmoraliza.  Está comprobadísimo por mí que el método pausa FUNCIONA. Deja el dilatador ahí, donde te molesta, sin entrarlo más ni sacarlo, detente por unos minutos, relájate, distráete y más tarde comprueba que tu vagina lo acepta.  ES IMPORTANTÍSIMO.

.- Hidratación interna con los dilatadores grandes.  He podido comprobar que a muchas mujeres les falta hidratación interna y eso dificulta que los dilatadores grandes puedan entrar.  Pide en tu farmacia un hidratante interno vaginal, que reconocerás porque lleva una cánula o un dispositivo para introducirlo internamente. ES IMPORTANTÍSIMO.

.- Lubricante de gel al agua para uso de dilatadores. Algunas pacientes usan el mismo aceite de hidratar externamente, para introducir los dilatadores.  Es mucho mejor usar un lubricante del tipo gel al agua.  Has entendido bien el mensaje: necesitas aceite hidratante para la entrada, hidratante interno para mejorar la hidratación vaginal y lubricante de gel al agua para que los dilatadores se deslicen.  ES IMPORTANTÍSIMO.

Y estas son mis recomendaciones para que aceleres tu tratamiento.  Te aseguro, que si las sigues, lo conseguirás. Palabra de Pilar Pons.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies